#Yosímequito – La historia de un “post”

#yosimequito

Desde que ví por primera vez en Facebook el hashtag #yonomequito me hizo sentir algo incómoda, pero me mantuve al márgen y decidí no comentar.  Me decía “Isol, eso no es contigo”,  “Isol, inhala y exhala”,  hasta que un día una amiga, que al igual que yo forma parte de la llamada diáspora, me escribe al inbox y me dice “¿me puedes explicar qué es esto de #yonomequito?”.  Y le dije “¿a ti tampoco te gusta?” y me dice “¡no!”.  Entonces decidí expresar mi sentir en un post en mi página personal de Facebook y utilizar mi propio hashtag #yosímequito.  Este post se fue viral inmediatamente y despertó reacciones y sentimientos en mucha gente.  Varios periódicos escribieron sobre el mismo y de como el #yosimequito se había vuelto viral de la noche a la mañana. Muchos otros también escribieron, otros grabaron videos, algunos de acuerdo con mi posición y algunos no.  En todo este proceso, lo más importante para mí, fue el apoyo que recibí de la gente como yo.  Mi página de Facebook se llenó de mensajes positivos y de felicitaciones por atreverme a gritar lo que nadie se había atrevido a decir. Este apoyo vino de gente que aún vive en Isla y de personas que al igual que yo, decidieron abandonar Puerto Rico en busca de nuevas oportunidades.  La gente se identificó conmigo y eso era para mi lo más grande e increíble.  En fin, parece que destapé una cajita de pandora que nadie se atrevía a tocar y la que quiero dejar así, destapada.

 

02/17/2016

“Pues yo sí me quité… me quité no porque no ame a mi patria, me quité primero porque pude y segundo porque estaba cansada. Me quité porque estuve cuatro años sin poder conseguir un trabajo decente donde no quisieran que uno hasta hablara mandarín para pagar $7.25 la hora, me quité porque cuando abrí mi negocio me metieron taxes hasta por las narices en vez de ayudarme a independizarme, me quité porque ‪#‎apoyalolocal debería ser “apoya lo local de tus panas”, me quité porque me cansé de andar mirando para atrás con miedo si se me ocurría caminar por la calle y mucho más si era de noche, me quité porque me cansé de sentir miedo cuando había que buscar a mi hija a una fiesta o salir de noche (esto luego de ver en Guaynabo a un carro al lado de nosotros sacar un AK47). Me quité porque me cansé del gobierno, robando y sirviéndose con la cuchara grande cuando los que nos pelamos el fondillo trabajando tenemos que pensarlo dos veces para prender el aire acondicionado en verano o irnos a comer afuera en nuestra hora de almuerzo, Me quité porque no tengo alma de mártir y el mundo está lleno de hermosos lugares y de gente linda como para aferrarme a la miseria, más aún cuando el hecho de ser ciudadana americana me permite vivir y trabajar en esta nación tranquilamente. Y el que piense que quitarse es fácil, se equivoca, se necesitan tres pares de pantalones para hacerlo. Felizmente digo‪ #‎yosimequito‬. Pd. Me quité y me llevé mis mascotas, no las dejé tiradas en la primera esquina como hacen otros charlatanes.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: