Mi primera nevada

Cuando me mudé a London una de las emociones más grandes era ver nieve.  Nunca había visto nieve y el hecho de que nevara en cualquier momento me tenía súper emocionada.  De más está decir que fui una exagerada comprando ropa de invierno, ya con el tiempo aprendí que no necesito tanto, que tengo que vestirme en layers y que me veia bien ridícula con tanto abrigo, pero es tema para otro post.

Yo me mudé a London en Agosto del 2015 y la gente me deciía que en octubre del año pasado había nevado.  Yo, como buena newbie, estaba esperando nieve en octubre cuando el clima todavía estaba en los 70, en noviembre, en diciembre cuando el clima seguía en los 70.  Nada, casi se pasa el invierno entero y cero nieve.  Yo estaba bastante molesta porque no acababa de nevar.

Para resumir la historia, no nevó hasta marzo del 2016.  Anunciaron una tormenta de nieve y la naturaleza se encargó de enviar suficiente para que yo no quisiera ver más hasta el próximo invierno.  La tormenta dejó 18″ de nieve, estuvimos encerrados en la casa cuatro días, descubrí lo que era es el “cabin fever”.

La gente tiene la idea de que caen 3″ pulgadas de nieve y enseguida hay que palear.  Eso no es así, cuando caen 18″ pulgadas de nieve se palea, cuando caen 3″, 4″ o 5″ eso se derrite solo.  Además, cuando se anuncia nieve se echa sal y ya eso ayuda con el proceso de que todo se derrita.  Así que cuando vean fotos de sus amigos disfrutando de la nieve no piensen que la nieve no se disfruta.  Yo me la disfruto y es hermoso verla caer.

Anyway, esta vez nos tocó palear y limpiar el carro.  Aquí les dejo una breve demostración de mis infalibles técnicas para limpiar el carro.