Nuestra ciudadanía… De segunda, ni que de segunda…

Después del paso del Huracán María me he quedado anonada con los disparates que repite y riega la gente con respecto a nuestra ciudadanía.  Que si tenemos una ciudadanía de segunda clase, que si cerraron la oficina de pasaportes para que no se pudiera mudar la gente al “mainland”, que si nuestra ciudadanía no sirve para nada, que si 70,000 puertorriqueños “emigraron” … No sé cuántas barbaridades más he leído y me quedo con la boca abierta.

Desde que me mudé de Puerto Rico he tenido la oportunidad de trabajar para una compañía privada que tiene un contrato con inmigración, específicamente USCIS y a la verdad que he aprendido tanto y tanto, me fascina lo que hago y me ha dado la oportunidad de ver el otro lado de la moneda.

Primero voy a empezar por mi experiencia antes de este trabajo. Yo compré cinco pasajes de JetBlue, mi esposo, mi hija, mis dos gatos Bruno y Mauricio y yo.  Nos montamos en el avión y nos fuimos felices.  Nadie me preguntó en Fort Lauderdale a que venía, ni por qué no tenía boleto de regreso.  No me preguntaron si tenía dinero para mantenerme y no ser una carga para el estado durante mi estadía, me mudé feliz, como si hubiera salido de San Juan a vivir en Barranquitas, como si nada.

Mi esposo tenía trabajo y yo estaba buscando empleo, para ese tiempo no estábamos casados.  Como mi hija era menor de 18 años enseguida me dieron Medicaid, o sea, ya no tenía que pagar plan médico, cosa que es obligatoria en USA. Saqué mi licencia, me registré para votar y felizmente voté en las elecciones.  Todo muy tranquilo, fluyendo naturalmente y lo dice una persona que no tiene ni pasaporte pues a donde más lejos he viajado es a Canadá y entré con mi certificado de nacimiento.

Ahora voy a hablar de mi experiencia en el trabajo con el contrato de USCIS, lo que he aprendido y las historias que escucho a diario.  Primero, nosotros los puertorriqueños NO somos inmigrantes cuando nos mudamos al “mainland”.  Un inmigrante puede ser uno ilegal y están los inmigrantes que lo hacen por la vía legal.  Para usted inmigrar a Estados Unidos por la vía legal existen varias formas.  La más popular es que un familiar haga una petición por usted. Ese familiar se compromete a ser su “sponsor” o sea se compromete a mantenerlo y garantiza que el inmigrante no será un cargo para el lugar donde se muda y que no va a recibir beneficios del gobierno, entre otras cosas.  Cuando esta petición es aprobaba, que puede tomar hasta años por la cantidad inmensa de peticiones que se reciben (también depende de si usted es ciudadano o residente y de a quién está pidiendo), entonces pasa el Centro Nacional de Visas del Departamento de Estado (NVC por sus siglas en inglés).  Una vez allí, el familiar beneficiario de la petición estará esperando por una visa de inmigrante.  Esto puede tomar desde meses hasta 10, 12, 15 o más años (si no me cree vaya a www.travel.state.gov y busque “visa bulletin”). Esto es así porque la cantidad de visas que se solicitan al año excede el número de visas disponibles. La realidad, aunque a muchos no le guste leerla, es que mucha gente sueña con poder inmigrar a los Estados Unidos.

Ahora hablemos de personas que se encuentran en países donde hay tremenda crisis como por ejemplo Venezuela, Siria, Honduras, El Salvador (por mencionar algunos).  Para estas personas inmigrar a los EEUU es bastante difícil.  Por ejemplo, Honduras y El Salvador tienen ahora mismo TPS, estatus de protección temporal.  El TPS dura alrededor de 18 meses entonces se revisa y se decide si se extiende o si se elimina.  Se elimina en el momento en que se determina que estas personas están ya seguras para volver a su país.  Hay gente que después de veinte años con TPS tienen que regresar a su país, las he visto llorar.  Encima, el tiempo acumulado mientras se está en TPS es tiempo ilegal y la entrada tampoco se considera legal, así que si a usted le hacen una petición estando en TPS tiene que pedir un perdón que si no es otorgado se tiene que ir a su país por diez años antes de poder pedir entrar nuevamente a USA.

Otras personas entran por asilo.  Estas personas se tienen que acercar a un puerto de entrada de los Estados Unidos y pedir asilo.  Luego llenan un formulario para hacer la petición y se le pone un pare a cualquier acto de deportación. Se les entrega una tarjeta de autorización de empleo para que puedan trabajar en lo que se ve el caso y no todas las peticiones de asilo son concedidas.  Y ni hablar del trabajo que pasan muchos para poder acercarse a un puerto de entrada de EEUU.

Muchos otros entran con visas ya sea de estudiante, de turista, de trabajo y buscan maneras de cambiar de categoría de visa o prolongar su estadía en los Estados Unidos.  Las personas que entran con visa son no-inmigrantes y su estadía no conduce a ningún estatus a menos que se casen con un ciudadano americano y este les haga una petición.  Entonces la persona puede ajustar estatus para convertirse en residente permanente siempre y cuando haya hecho una entrada legal.  Las personas con visa de estudiante no pueden trabajar, solo estudiar y deben probar que tienen que recursos para mantenerse.

Y así, día a día, hablo con muchas personas que están buscando cuanta opción hay y cuanto milagro existe para poder permanecer en o entrar a los Estados Unidos.

Entonces leo a los puertorriqueños en las redes hablando pestes de USA pero cuando los huevos se ponen a peseta arrancan rápidamente para acá, con una mano adelante y la otra por detrás y exigiendo ayudas.  Me los imagino si tuvieran que tirarse en balsa para Florida o las Islas Vírgenes a pedir asilo o TPS…

Para que quede claro ni la ciudadanía mía, ni la suya, ni la de su vecino, ni la de Rubén Berríos o la de Carmen Yulín son ciudadanías de segunda.  Lo que es de segunda es el territorio por el estatus COLONIAL en el que se encuentra.

Así que, en vez de llorar y lamentarse por su islita, amárrese los pantalones y decida qué camino quiere que siga Puerto Rico, pero la colonia es la mentira más grande del ELA y está súper comprobado que no funciona, no sirve, no pare más.

Si quiere aprender más visite www.uscis.gov

Leave a Reply

%d bloggers like this: