¡Hoy fui al beauty!

06/02/2016

Después de pasar nueve meses cortándome las puntas en “Great Clips” y dos días de andar buscando un salón para que le dieran forma a mi pelo, fui hoy a un beauty aquí en London.  Lo elegimos ayer, se veía bien lindo, nos trataron súper al sacar la cita y yo dije, aquí es que es.  Todo comenzó bien.  Cuando le expliqué al hombre que necesitaba que me eliminara el casco que tenía en la cabeza me miró y dijo “of course!”  Yo en me mi mente dije “¡excelente!” y confiada me entregué a sus sabias y experimentadas manos.   El shampoo estuvo bueno, me lavó hasta el cerebro, pero me gustó.  De ahí pasamos a la silla para mi recorte.  Yo estoy acostumbrada a Puerto Rico y los procedimientos del caballero me parecieron extraños, pero yo seguía confiada y llena de fe, pidiéndole al Universo que guiara las manos de ese hombre a través de mi amada sereta.  Me puso clips por todos lados, cortaba aquí, allá, por otro lado, y yo sin ver mucho porque me tenía que quitar los espejuelos.  Miro por el espejo a mi esposo Nestor, quien con su mano se tapaba la boca, como aquel hombre que piensa “si me rio, me tira con un zapato”.  Y yo pues no le quería enviar señales porque no quería hacer al estilista sentir mal.  De pronto, el hombre saca una cortadora eléctrica y me afeita las patillas, ahí ya me puse los espejuelos y miré a Nestor con una de esas miradas de nosotras que dice: ¿¡pero y qué #$%^& es esto!? El, pues ya no podía parar de reírse.

Por fin termina el recorte y viene la parte más divina, la secada de pelo.  El caballero me empezó a secar el pelo con el blower a lo loco, sin cepillo.  Ya yo no podía ni mirar a Nestor por que la pavera era inminente.   Cuando el estilista ve que mi pelo empieza a coger vida propia y que yo parecía Tina Turner con un bad hair day me dice “don’t worry, I’m going to flat iron it”.   Y agarró la plancha como si fuera un látigo tratando a domar a aquella bestia que él mismo había creado.  Le dio a esa plancha que mañana le van a tener que doler los brazos.  Ya Nestor estaba a punto de tirarse al piso como el conejito de Quik cuando el hombre parece que pensó “¿qué rayos tiene este pelo que mis técnicas no funcionan?” y decidió recurrir a lo que estoy segura que es su estrategia infalible, el teasing.  A este punto ya yo estaba bastante relajada y decidida a disfrutarme esta aventura.  Cuando vi que me agarró los pelos de la coronilla todos pajosos y erizados y me los subió hasta el techo, pensé “Isol, aquí manda el tipo, no hay más nada que puedas hacer”.  Me hizo teasing por toda la parte superior del pelo buscando volumen, algo que mi pelo no necesita.  Cuando por fin termina, me da un espejo para que me vea y yo no sabía ni que decirle… Me pregunta “what do you think?” y yo le quería decir “well I look like a hen killed with a broom, but it was fun.”  Pero no le dije nada porque a la verdad que el señor era bien amable y se fajó.  Estuvo 1:20 minutos bregando con todo este pelo.

Cuando me paro de la silla le pregunto a la cajera donde está el baño, la mujer como que me quería explicar pero no podía dejar de mirarme el pelo con cara de  “what the hell happened to her!?” y para colmo estaba a punto de reirse.  Trató de explicarme  pero no le salían las palabras y  me dijo “come here I will guide you”.   Ya en la privacidad del baño me pude cotejar de cerca y no sabía si reirme o llorar.  Me tomé varias fotos que solamente serán vistas por mi familia inmediata y estuve un rato así con mi sereta ingobernable esperando a que recortaran a Nestor,  hasta que mi ser interior me dijo: “por favor Isol, ten dignidad, recógete eso”.

Al final… llegué a casa muerta de hambre a las 8:30 p.m., me comí algo y fui inmediatamente a lavarme el pelo y a darle carácter con mi amansa guapo.   Para mi sorpresa, el corte está bien bonito, que a la hora de la verdad es lo más importante.  Parala próxima le voy a tener que leer la cartilla.

Pd.  Me cuenta Nestor que le dijo al hombre mientras lo recortaba “If I do to my wife what you just did to her hair she will kill me”, y el señor se rió y le dijo “well, you’ve got to understand women”.

 

teasing

Leave a Reply